Reseña: A lomo de mula

Viaje al corazón de las Farc
Alfredo Molano Bravo
Editorial Aguilar

El sociólogo Alfredo Molano Bravo (Bogotá, 1944) aprovecha la oportunidad para publicar en formato de libro un trabajo periodístico hecho inicialmente para el diario El Espectador. No es que éste sea un pecado en si mismo, pues hay varios libros que nacieron como producto de crónicas periodísticas. Pero al presentarlo como un solo texto, debería haber un trabajo de curaduría, como se denominaría en el arte.

Es decir, un trabajo de armonización de las distintas crónicas, que lucen demasiado reiterativas, relatando una y otra vez como las Farc nacen de las autodefensas campesinas de origen liberal, que se constituyeron para defenderse de los pájaros conservadores en la nefasta época conocida como “La Violencia”, cuyos efectos aún se sienten hoy.

Esta reiteración le resta poder e interés a un libro que habría podido ser otra cosa. Vamos a lomo de mula con las retiradas campesinas, los abusos de la fuerza pública, la justificación de los políticos tradicionales para atacar los movimientos populares que en principio no tuvieron ninguna inspiración comunista, como el asesinado Alvaro Gómez Hurtado, quien acuñó el término de “Repúblicas Independientes”, para referirse a remotas aldeas en las que se habían refugiado los campesinos perseguidos, y que lograron configurar algún grado de organización, peligroso para el latifundio dominante por el mal ejemplo que podía dar a otros desposeídos en la misma condición. Pero estos relatos se reproducen una y otra vez, tal vez como fueron escritos para el diario, como piezas independientes, y no como partes de un todo.

Por lo demás, es evidente la simpatía que Molano tiene acerca de las gestas guerrilleras, y de figuras emblemáticas de las Farc como Pedro Antonio Marín (Tirofijo) o Luis Alberto Morantes (Jacobo Arenas), con descripciones que refuerzan su leyenda.

Tal vez el momento más lúcido el libro es cuando el autor hace una breve reflexión, al estar transitando por la arisca geografía para llegar a la vereda de Marquetalia, en donde señala que en cincuenta años nada ha cambiado en la zona, y que tanta lucha y sufrimiento, sobre todo de los inermes campesinos, no ha valido la pena, ya que continúan en la misma situación, sin que la lucha revolucionaria de la guerrilla les haya significado mejoras en su calidad de vida, que para los colonos de los remotos parajes de nuestro país, sigue siendo como si fuera el siglo XIX. Abandono, miseria y persecución.

Equipo Político

720 Visitas totales, 1 Hoy