Buscar

Gaitán nace probablemente en  1903, en un día de enero que no está precisado. Igualmente, no está claro el lugar, pues algunos dicen que pudo ser en el municipio cundinamarqués de Cucunubá, mientras que la leyenda sostiene que fue el ultra popular barrio bogotano de Las Cruces, en pleno centro de la capital.

Fue hijo de una maestra y de un librero, o sea de clase media baja, lo que le permitió acceder a una educación media de calidad. En 1924 se graduó como abogado en la Universidad Nacional, con una interesante tesis llamada “Las ideas socialistas en Colombia”.

El primer cargo de elección popular que ocupó fue como diputado a la Asamblea de Cundinamarca, entre 1924 y 1925.

En 1926 se desplazó a Italia, con grandes sacrificios personales y familiares. Allí se doctoró en Jurisprudencia, en la Real Universidad de Roma, con una tesis laureada, que siguió siendo material de estudio de esa universidad.

Regresó al país en 1928, siendo elegido Representante a la Cámara, en donde a finales de ese año, y después de viajar varios meses a la zona, llevó a cabo un gran debate que lo hizo famoso y popular, sobre la masacre de las Bananeras, que ejecutó la United Fruit Company en asocio con fuerzas oficiales.

Este debate contribuyó de manera significativa con el debilitamiento del régimen de Miguel Abadía Méndez, y la caída de la hegemonía conservadora, ya que en 1930 fue elegido el liberal Enrique Olaya Herrera.

En 1933, Gaitán se sintió asfixiado en los estrechos moldes del Partido Liberal, y funda la Unión Nacional de Izquierda Revolucionaria (UNIR), movimiento de inspiración socialista y de corte caudillista, ya que en últimas se hacía lo que Gaitán dictaminara.

Fue un movimiento que tuvo influencia en el campesinado de las zonas cafeteras de Cundinamarca,el norte del Tolima, el Valle y el gran Caldas. También ganó alguna representación entre la incipiente clase obrera del país, con asiento especialmente en Bogotá y Barranquilla.

Sin embargo, Gaitán en 1935 decide disolver la UNIR y regresar al seno del Partido Liberal, comprendiendo que por fuera del bipartidismo sería muy difícil acceder al poder.

El 8 de junio de 1936 se posesionó como Alcalde de Bogotá, en donde trató de adelantar algunas medidas de trascendencia social, como los restaurantes escolares, pero también otras impopulares, como la obligación para los lustrabotas y taxistas de uniformarse, lo que finalmente le ocasionó su caída.

En 1939 fue elegido como Magistrado de la Corte Suprema de Justicia.

En 1940, el gobierno de Eduardo Santos lo nombra como Ministro de Educación, cargo en donde ideó un gigantesco plan para combatir el analfabetismo, asi como programas de índole social, como la dotación básica para los estudiantes de escasos recursos y los restaurantes escolares.

En 1942 fue elegido Senador por el Departamento de Nariño, y en 1944 ocupó por breve tiempo el Ministerio del Trabajo.

En 1946 fue candidato disidente a la presidencia de la República, en oposición al oficialista Gabriel Turbay. Con un liberalismo dividido, el triunfo del conservador Mariano Ospina Pérez fue inevitable.

Vivía el país por esa época en gran agitación, además de que empezaron a producirse masacres y el desplazamiento de grandes masas del campesinado, en esencia liberal. Gaitán protagonizó grandes concentraciones en las plazas públicas de la época, con grandes discursos en los que recogía los más íntimos anhelos de las clases populares.

Nunca en Colombia hubo, y ya no habrán , manifestaciones con tanta presencia, tanta fe, tanta emoción e incluso devoción por la figura de Gaitán. Sus palabras eran escuchadas con recogimiento por las multitudes, que se sentían en él representadas.

Gaitán supo como ninguno expresar los deseos de justicia social que se hallaban en lo más profundo del alma nacional. Sus exclamaciones de “"¡A la carga! ¡Contra la oligarquía! ¡Por la restauración moral de la República!" con las que finalizaba habitualmente sus encendidos discursos, caldeaban el ambiente y dejaban en las masas la impresión de que por fin iba a llegar al poder alguien de su misma estirpe.

Para 1948 Gaitán avanzaba incontenible hacia la Presidencia de la República. Conjurados los amagos de división del Partido Liberal, no había nada que pudiera detenerle, excepto la muerte. El 9 de abril de 1948, Gaitán es asesinado, en hechos que siempre fueron confusos, aparentemente por el albañil Juan Roa.

Este magnicidio provocó un estallido de furia popular, sobre todo en Bogotá, conocido como el “bogotazo”. Grandes sectores de la ciudad fueron arrasados por una turba enfurecida y sin control alguno, que se dedicó al robo y al pillaje descarado. 

Debido a la característica caudillista del gaitanismo, no hubo herederos de sus propuestas y programas. El “pueblo irredento” quedó huérfano y sin quien lo interpretara.
Se inicia así la nefasta época que ha dado en llamarse “La Violencia”, en donde hubo numerosísimas víctimas de la población civil, más de 300.000 colombianos, muertos en una aparente confrontación de partidos, el liberal y el conservador.

Aún hoy las principales tesis de Gaitán continúan sin poderse llevar a la práctica. La vieja aspiración de una reforma agraria real y que le de tierra a los verdaderos campesinos no ha pasado de ser una aspiración. Que la propiedad tenga una función social, y que no sirva solo para el disfrute de una élite, en detrimento de las mayorías empobrecidas, tampoco pasa de ser un bonito discurso, muy lejano de la realidad.

Curiosamente, y tal vez debido a lo que acabamos de expresar, la figura de Gaitán no la ha eclipsado el tiempo que ha transcurrido desde su desaparición. Por el contrario, más y más colombianos nos inspiramos en su ejemplo. Como el mismo lo dijo de manera profética: "Si avanzo, seguidme. Si me detengo, empujadme. Si os traiciono, matadme. Si muero, vengadme".

Noticias AGC

Autodefensas Gaitanistas de Colombia - www.autodefensasgaitanistasdecolombia.org