Buscar

Editorial

Somos unos asiduos observadores de los avances y retrocesos de los procesos de paz que se siguen con las Farc y el ELN.

Nos preocupa el tortuoso avance de los proyectos de ley que harán realidad los acuerdos de paz con firmados en el teatro Colón con las Farc.

Por años los ríos de sangre que han enlutado a nuestro país se han atribuido a los grupos alzados en armas, a las guerrillas a los paramilitares, que no hemos sido más que campesinos oprimidos y marginados que decidimos empuñar las armas para defender nuestros derechos con discursos políticos que tienen más de común que de diferente. Pero tras décadas de violencia, hoy hemos identificado el enemigo más PELIGROSO de la paz en Colombia: LA CORRUPCION.

La jerarquía eclesiástica colombiana, sorprendió al mundo con el llamado que hizo el viernes 24 de marzo, para que todos los actores del conflicto seamos tenidos en cuenta, si lo que se quiere es desactivar las máquinas de guerra que se han constituido en el país, por diferentes y poderosas razones.

Las Autodefensas Gaitanistas de Colombia en muchas oportunidades hemos hecho el mismo pronunciamiento, para cerrar de una vez por todas el ciclo de la violencia contemporánea, y para que no hayan fisuras que permitan la perduración y/o reactivación de estructuras armadas al margen de la ley.


En declaraciones dadas con ocasión del foro “Seguridad y defensa: Retos y Logros” este miércoles 5 de abril, el recién posesionado general (r) Oscar Naranjo, ha negado de tajo cualquier negociación con lo que él denomina “Clan del Golfo”, nombre que por cierto ha ido cambiando al vaivén de los caprichos oficiales.

Sostiene el nuevo vicepresidente que  “las bandas criminales no poseen estatus político y que bajo ninguna circunstancia se le va a reconocer, debido a que son organizaciones dedicadas únicamente al narcotráfico y al asesinato selectivo de personas que denuncia su accionar.”

Avanza, en medio de grandes dificultades, el proceso de reintegración de las Farc a la vida civil. Por lo pronto, todo parece concentrarse en la aprobación en el Senado de la Jurisdicción Especial para la Paz, lo cual debe surtirse entre hoy o mañana, si es que el gobierno tiene suficiente mermelada para aceitar la maquinaria que lo permita. Si la oposición uribista, que es abierta, y la soterrada, que se mueve en las sombras, logra torpedear su aprobación, ni queremos imaginar el panorama que se avecina. 

Noticias AGC

Autodefensas Gaitanistas de Colombia - www.autodefensasgaitanistasdecolombia.org