Buscar

Somos unos asiduos observadores de los avances y retrocesos de los procesos de paz que se siguen con las Farc y el ELN.

Nos preocupa el tortuoso avance de los proyectos de ley que harán realidad los acuerdos de paz con firmados en el teatro Colón con las Farc.

A un mes de vencerse el plazo para el trámite fast track en el Congreso, la expedición de las leyes y reformas constitucionales avanza a paso de tortuga. Aún falta por definir el grueso de los respectivos proyectos, pero ya hay dos sobre los que ha habido una cerrada oposición, incluso de la coalición gubernamental, que se supone los debería apoyar sin reservas.


El primer gran escollo es el de la reforma política, para lo cual se conformó una gran Misión Electoral, cuyas recomendaciones se conocieron en días pasados, y que una vez vieron la luz pública han recibido fuego cruzado desde todas las trincheras.

Por lo pronto se sabe que una de sus grandes propuestas, la creación de una Corte Electoral, con dientes para sancionar a los que apelan a todas las formas de lucha para hacerse elegir, ya no va, según lo anunció muy ufano el presidente del Congreso, Mauricio Lizcano.

Los políticos profesionales de nuestro país, quieren seguir con un organismo muy parecido al Consejo Nacional Electoral, que es más inoperante que la muy famosa Comisión de Investigaciones de la Cámara de Representantes, lo que ya es mucho decir. Denuncias que nunca llegan a ninguna parte, o que cuando lo hacen en el Consejo de Estado, ya ha pasado mucho tiempo por lo que sus decisiones son completamente inanes.

No parece que en un año preelectoral como este los congresistas vayan a alterar de manera significativa las normas que rigen su elección. Sería un salto al vacío que no creemos que vayan a dar, porque atentaría contra su propia perduración en el poder. Ya sabemos que hay Senadores que llevan 40 años haciéndose elegir. Sería un chiste, si no fuera porque demuestra el inmovilismo de nuestra polítca, y como los privilegios se van alargando en el tiempo.

Sobre la nueva ley de tierras, hablaremos a espacio de ella en los próximos días, porque el conflicto colombiano y su solución pasa en buena medida por satisfacer la demanda de los campesinos por tierra, y la formalización de la propiedad.

En segunda instancia, preocupa sobremanera la marcha del proceso con el ELN. En lugar de avanzar, pareciera retroceder, pues ante cada nuevo y desafiante atentado de la guerrilla, el señor Juan Camilo Restrepo responde con unas fuertes declaraciones, que en lugar de poner en su sitio a la guerrilla las acaba de envalentonar.

No da ningún signo de paz el ELN y, por el contrario, pareciera arreciar en sus ataques a la población civil inerme y a la infraestructura petrolera del país. El caso del Chocó, en Riosucio y el Alto y Medio Baudó es alarmante. Las Autodefensas Gaitanistas de Colombia lo único que han hecho es defenderse, ante los fuertes ataques que pretenden desalojarnos de donde hemos hecho presencia no de ahora, sino desde hace varios años ya.

El ELN se haya en un proceso expansivo por buena parte del territorio nacional, que no parece congruente de un grupo armado que está en conversaciones para desmovilizarse y terminar su participación en el conflicto.

Estamos a la expectativa de como evolucionen estos temas cruciales para la marcha de la paz.

Montañas de Colombia, mayo 15 de 2017


Equipo Político
Autodefensas Gaitanistas de Colombia

Noticias AGC

Autodefensas Gaitanistas de Colombia - www.autodefensasgaitanistasdecolombia.org