Buscar

No parecen avanzar las conversaciones con el ELN en Quito.

Ahora la guerrilla ha argumentado que el gobierno ha paralizado la siguiente fase que se había acordado, que es la de pedagogía y comunicaciones para la paz. No sin razón, ha expuesto el jefe del equipo negociador del gobierno nacional Juan Camilo Restrepo, que es muy difícil empezar una pedagogía para la paz, cuando el ELN insiste en su política de secuestros como medio para financiar sus actividades.

El proceso ha entrado en un peligroso punto muerto que se veía venir, ya que el ELN no parece que vaya a dejar de secuestrar, o al menos de mantener esta ventana abierta, y el gobierno le queda muy duro aceptar que se avance en medio de secuestros, por no hablar de los atentados contra la infraestructura petrolera, para no mencionar otros temas.

En varias oportunidades el equipo político de las AGC y el Estado Mayor han manifestado sus preocupaciones sobre la marcha del proceso con el ELN, porque no ha habido claridad de parte de las guerrillas sobre muchos temas.

Según han manifestado los líderes del ELN Gabino y Antonio García, en varias entrevistas publicadas recientemente, para ellos es indispensable que la “gente” se involucre en las conversaciones, y sobre todo, en los acuerdos que podrían alcanzarse, con el consentimiento de la “sociedad civil”, en medio de la “participación de la sociedad”.

Al igual que en otras conversaciones que ha habido con el ELN, la guerrilla insiste en unos conceptos gaseosos, sobre los cuales va a ser muy complicado ponerse de acuerdo, con este o con cualquier otro gobierno, como lo ha demostrado ese pasado de dilaciones y frustraciones.

¿Cómo lograr la participación activa de la “gente” y la sociedad civil en las definiciones que se adopten?

¿Cómo se selecciona la “gente” que va a participar a nombre de toda la sociedad? ¿Por sectores afines o proclives a la guerrilla? Son preguntas que deben resolverse o convenirse, antes de pensar en avanzar en otros aspectos, previo el compromiso de la guerrilla de renunciar al secuestro.

Estas observaciones se hacen de buena voluntad, especialmente porque entendemos que es el momento de que todos los actores armados, sin excepción, busquen salidas al conflicto armado colombiano. Estas salidas deben ser realistas, y, sobre todo, que no conduzcan a nuevas frustraciones.

De ahí que hayamos hecho también observaciones al proceso que se adelanta con las Farc, y ahora a su muy difícil implementación. Como bien se ha dicho, llegar a un acuerdo para la desactivación de una estructura armada ilegal es muy complejo, pero más complejo es la puesta en marcha de los acuerdos respectivos.

El acuerdo es apenas la cuota inicial de cualquier proceso de esta naturaleza. La implementación oportuna y eficaz es la que permite que las condiciones que hicieron posible el surgimiento de los grupos armados ilegales en Colombia no se repitan, y que recorramos senderos de paz y desarrollo para todos.

Montañas de Colombia, junio 6 de 2017

Equipo Político AGC

Autodefensas Gaitanistas de Colombia - www.autodefensasgaitanistasdecolombia.org