Buscar

Los acuerdos con las Farc, después del largo camino recorrido hasta la firma en el teatro Colón en Bogotá, empiezan a confrontar sus verdaderos retos.

El haber alcanzado unos acuerdos, no implica que automáticamente se tenga un proceso de paz exitoso, como lo prueban numerosos ejemplos, a nivel nacional e internacional. Y, obviamente, el caso del estado colombiano y lo que fueran las guerrillas de las Farc no es la excepción.

Porque se trata nada menos que de insertar en el seno de la sociedad a un grupo grande de colombianos, en el que un numeroso grupo de ellos solo han conocido las realidades del conflicto, al hacer parte de las hostilidades durante décadas.

El tamaño de los retos no es menor. En primer lugar está el hecho de como preservarles la vida, garantizando no solo su seguridad sino la de sus familias. Esta es la prueba de fuego para el Estado y sus fuerzas de seguridad y la prueba mayor de que se está dispuesto a avanzar en la implementación.

Decimos lo anterior con conocimiento de causa. Las Autodefensas Gaitanistas de Colombia con frecuencia hemos dicho que buena parte de nuestro origen y vigencia en el conflicto, se debe al hecho de que el Estado fue incapaz de garantizar nuestras vidas después de la desmovilización de lo que fueran las Autodefensas Unidas de Colombia.

De manera que el primer paso es respetar y hacer respetar las vidas de los ex guerrilleros y de su entorno familiar. Es algo así como la cuota inicial que garantizará que todo lo demás se encarrile definitivamente.

La segunda cuestión es la manera como se reemplazarán las actividades económicas ilícitas que por años fuero el sostenimiento de las Farc. Y no  nos referimos exclusivamente a los cultivos ilícitos y al narcotráfico, sino a todas las economías ilegales que se movieron en los territorios en donde mantuvieron presencia armada, que van desde la minería ilegal, hasta la captura de rentas estatales para su mantenimiento. Hasta ahora,  no se observan los pasos encaminados a superar la economía ilegal.

En tercer lugar, lo que hemos reiterado en varias denuncias, como no se han dado los pasos que permitan economías diferentes, ya grupos interesados en lucrarse de las rentas ilegales empezaron a ocupar los territorios que fueron de las Farc.

Con un programa de reincorporación que no ha arrancado, y que solo se ha quedado en grandes declaraciones, los exguerrilleros la tendrán muy difícil. Aquí de nuevo hablamos con conocimiento pleno de lo que ha ocurrido en el pasado reciente.

Sin un proyecto de vida para su sostenimiento, y con grandes presiones para que regresen a las actividades ilegales, el panorama de los desmovilizados está poblado de negros nubarrones.

Estas observaciones se hacen con el mejor ánimo de aportar al logro de una paz estable y duradera. En posteriores entregas analizaremos lo que viene sucediendo con la Jurisdicción Especial de Paz, porque hay grandes preocupaciones también en este sentido.

Montañas de Colombia, agosto 3 de 2017


Autodefensas Gaitanistas de Colombia
Equipo Político

Autodefensas Gaitanistas de Colombia - www.autodefensasgaitanistasdecolombia.org