Buscar

Avanza con más tropiezos que desarrollos la actual campaña electoral.

Las Autodefensas Gaitanistas de Colombia, como organización armada de carácter político, no participan en las elecciones, lo cual no quiere decir que seamos indiferentes ni a su marcha ni a sus resultados.

En medio de un ambiente polarizado a más no poder, la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, que es como bautizaron a la agrupación política surgida de los acuerdos de paz, ha tratado de adelantar una campaña, que más parece un desafío que la legítima voluntad de buscar el favor popular en las elecciones que se llevarán a cabo en marzo próximo.

Refractarios como siempre a los momentos políticos que vive el país, la dirigencia de la Farc presentó los nombres de quienes fueran los comandantes guerrilleros, incluido el de Rodrigo Londoño, Timochenko, como su candidato a la Presidencia de la República.

El señor Londoño intentó hacer campaña en su Quindío local y en el Valle del Cauca, en medio de oleada de indignación popular, con protestas que han rozado los límites impuestos por la legislación penal, y que incluso los han transgredido.

Es entendible el rechazo popular a las aspiraciones de la Farc. Pero es también muy previsible que haya intereses electorales de quienes desde siempre se han opuesto a los acuerdos, de forma por lo demás cerrada. Estos intereses electorales no pueden instrumentalizar la resistencia popular como forma de hacer valer sus ambiciones, y de hacer campaña política y mediática. Esta forma de hacer política amenaza de forma seria el actual proceso electoral, radicalizando aún más unas posiciones de suyo enconadas.

Pero la Farc tampoco se ha caracterizado en este episodio por su tacto y su olfato político. Su dirigencia no puede pretender que sin solución de continuidad, después de que todos los medios los han identificado como masacradores, desplazadores y abusadores en general de la población civil por largas décadas, sin más se acepte la participación de la Comandancia en la plaza pública y en actos políticos usuales de una campaña electoral.

Sobre todo porque aún no se ha aclarado del todo si la participación en política podía hacerse sin someterse primero a la Justicia Especial para la Paz. ¿Para qué someterse a semejante desgaste, en un escenario en donde tienen todo para perder y muy poco que ganar, que la muy polarizada campaña actual, cuando después, en el muy improbable caso en que obtuvieran una importante votación, después de que sean juzgados y sentenciados por la JEP, deban entregar las curules que obtengan por fuera de las que ya tienen asignadas en virtud de los acuerdos?

Todo parece vaticinar una votación mínima, aún en las zonas en donde tuvieron una importante influencia histórica. No es sino recordar que el actual alcalde de San Vicente del Caguán  milita en el Centro Democrático, para preveer un apoyo muy pobre en marzo, y ni hablar de las elecciones presidenciales.

Uno supone que el cálculo que hicieron en la Farc era que iba a haber un apoyo popular a los Acuerdos de Paz, y que dicho apoyo se iba a manifestar a favor en las urnas. Este pretendido apoyo no se ha dado, y por el contrario hay varios candidatos que se disputan voto a voto las simpatías que produjo el acuerdo, como Fajardo, De La Calle, Petro, Piedad Córdoba.

Este supuesto ha fallado de cabo a rabo. El rechazo a su participación electoral ha sido prácticamente unánime, al punto de que ninguna agrupación política quisiera hacer parte de una coalición con la Farc para la segunda vuelta presidencial. Como estarán las cosas que ni Piedad Córdoba ha manifestado interés en esta coalición.

El hecho político de que habrá curules en el Congreso de la República por parte de la Farc ya está dado. No creemos que su ánimo sea el de presentarse como víctimas de un sistema que impide la participación electoral, porque si por algo se caracterizan estas elecciones es por la muy variopinta cantidad de candidatos de todos los matices ideológicos.

Esperemos que de todo este berenjenal salgan cosas positivas para la reconciliación del país, que es la apuesta que siempre hacemos en las AGC.

Montañas de Colombia, 12 de febrero de 2018

Equipo Político
Autodoefensas Gaitanistas de Colombia

Autodefensas Gaitanistas de Colombia - www.autodefensasgaitanistasdecolombia.org