Buscar

¿Por qué fracasa Colombia? Delirios de un país que se desconoce a si mismo.

El reconocido escritor Enrique Serrano (Barrancabermeja, 1960) después de varios éxitos como cuentista, publica ahora ¿Por qué fracasa Colombia?, un polémico ensayo sobre las orígenes de la nacionalidad, las razones que mueven esa por lo demás difusa nacionalidad.

Tres son las principales tesis que expone Serrano en su ensayo. En primer lugar señala que es falso que el país haya vivido en conflicto permanente, pues durante al menos 300 años después del descubrimiento el país vivió en calma, con pequeños asentamientos urbanos que estaban muy alejados unos de otros, y no solo debido a la arisca geografía del país, sino básicamente a que los pobladores que venían de España lo que querían era evitar a toda costa el conflicto, tanto con los indígenas, como con otros europeos.



A pesar de que tuvimos nuestra propia leyenda de “El Dorado”, ésta se fue diluyendo, así que fuimos un territorio de ultramar poco importante para el reino Español, puesto que aquí no se producían los metales preciosos que si daban México y Perú. Pero más importante que eso, quienes aquí se establecieron tenían otra mentalidad diferente a la aventura. Venían a quedarse, así fuera provisionalmente, con un territorio extenso, pero que debido a la crudeza del clima, solo fue ocupado en su zona templada, o sea en las laderas y en lo alto de las tres cordilleras que nos cruzan de sur a norte.

O sea que en nuestros genes no se encuentra la violencia, como muchos equivocadamente han señalado repetidamente. No es que no haya habido violencia, sino que ella no fue de ninguna manera sistemática, ni hubo genocidio de los indígenas, que en su gran mayoría murieron debido a las enfermedades infectocontagiosas que contrayeron al contacto con los europeos, pues sus organismos no estaban preparados para enfrentarlas.

Igualmente, no hubo una oposición de los indígenas a la conquista española, ya que aquí no hubo los imperios que existieron en otras partes del continente americano. La mayoría de tribus eran nómadas o semi nómadas, por lo que no tenían un territorio específico para defender.

La segunda tesis es que en el país, a pesar de que hubo un mestizaje racial, no hubo el correspondiente mestizaje cultural, pues a la debilidad de las culturas indígenas, se impuso con vigor las creencias católicas, ya que la mayoría de pobladores españoles primigenios eran cristianos nuevos, o sea en su mayoría conversos, a quienes les interesaba demostrar su fidelidad a las nuevas creencias, como una forma de evitarse problemas mayores. Eran en buena parte originarios del sur de España, o sea de origen moro y judío sefardita.

Esta aseveración es débil, porque si bien es cierto que quienes venía de la península no querían ningún tipo de problema con la religión, que sirvió de aglutinador para la cultura española, el mestizaje cultural es inevitable, al tener que enfrentar y dominar una geografía desafiante y exigente. Como se ha señalado abundantemente, los aportes de las culturas indígenas y africanas al idioma español, a la gastronomía, a la música, para solo citar estos tres aspectos, es muy importante. Es inútil negarlo, muy a pesar de que quisiéramos que los aportes de la madre patria permanecieran impolutos.

En tercer lugar, dado el carácter provisorio que tuvieron la mayoría de poblados durante la época de la conquista y de la colonia, que implicó que se viviera también como si se estuviera de paso hacia otra parte, no somos una nación que sea dada a los grandes propósitos comunes, a los objetivos que nos permitan compartir metas en planes de largo aliento. Somos cortoplacistas, todo lo queremos para ya, y ojalá sin mucho o ningún esfuerzo. 

Estas entre muchos otros postulados del libro, como el supuesto machismo, que solo se vive de manera pública, pero que de puertas para adentro realmente lo que tenemos es un matriarcado, o el carácter conservador de la mayoría de colombianos, a quienes no les interesan ni las aventuras ni las revoluciones a las que son tan dados en otras latitudes del continente.

Es en suma un libro muy interesante, sobre el cual deberían hacerse intensos debates, para tratar de avanzar en la construcción de una nacionalidad colombiana, que nos ha sido tan esquiva hasta ahora.


EQUIPO POLITICO
AGC

Autodefensas Gaitanistas de Colombia - www.autodefensasgaitanistasdecolombia.org